¿Qué trucos utilizan las compañías de seguros para no pagar las reclamaciones?

Los seguros son instrumentos diseñados para protegerte y apoyarte en caso de imprevistos, pero desafortunadamente, las compañías de seguros a veces utilizan prácticas poco éticas destinadas a beneficiarse a si mismas a expensas del cliente. Esto puede incluir sobrecargos, cambios en los términos de un contrato o falta de comunicación. A continuación aprenderás de ciertas argucias no raras en el mundo de las aseguradoras.

Prácticas poco éticas de las compañías de seguros para negarse a pagar


Exigencias irrazonables para eludir su obligación de pagarte
Una compañía de seguros puede hacer demandas absurdas para detener el proceso de conciliación, como pedirte un número disparatado de documentos y reclamar que el proceso no puede comenzar hasta que la compañía reciba todos estos documentos. Si no cumples con estas demandas, la compañía aseguradora puede negar tu reclamo.

La aseguradora se niega a pagar porque considera tu demanda como superflua
Es común pensar que en los Estados Unidos se puede entablar una demanda aun por las razones más ridículas. Este conocimiento lo aprovechan algunas compañías de seguros para hacerte creer que el sistema legal está corrompido (e insinúan que si usas el sistema legal para reclamar o entablar una demanda, es porque eres un estafador.) Lo anterior es algo que no te debería de preocupar si tu reclamo a la aseguradora es válido.

La agencia de seguros te aconseja a que firmes cuanto antes
Tranquilízate y no te apresures a firmar nada. Unas horas después de un accidente, un ajustador de la compañía de seguros aparece en la puerta de tu casa, te ofrece una suma de dinero por el reclamo, y tú firmas sin conocer antes cuales son tus derechos. Firmas antes de que hayas ido a un médico, o incluso de que sepas que estás herido. (Algunas lesiones toman tiempo para presentarse).

Investigación poco ética de parte de la aseguradora
Al hacer una investigación de tu reclamo, la compañía de seguros puede usar tácticas poco éticas o incluso ilegales. A veces la aseguradora puede no investigar adecuadamente tu reclamo, darle largas al asunto, o simplemente negarse a investigar y decirte que tu reclamo ha sido negado.

La aseguradora se niega a comunicarse contigo
Una compañía de seguros puede no notificarte cuando toma una decisión con respecto a tu seguro, o la compañía puede no devolverte tus llamadas o correos electrónicos después de un accidente.

La compañía de seguros cree que finges o exageras la severidad de tu lesión o enfermedad
Al ocurrirte una enfermedad o después de haber sufrido una lesión, vas a un médico, te atiende y luego entregas tu reclamo a la compañía de seguros, sólo para descubrir que el ajustador del seguro se niega a cubrir los pagos. Por lo general se te acusa de "fingir" o de "sobretratamiento", o de que las facturas médicas (por las que estás asegurado) eran "demasiado altas para la zona", por lo que la aseguradora solo te paga una fracción de tus facturas.

La aseguradora considera que tu coche no valía tanto
Al reclamar al seguro de tu auto por pérdida total, los ajustadores tratarán de minimizar el valor de tu coche. Pero tú puedes investigar cual era el valor real de tu vehículo. Puedes corroborar en el periódico los precios de modelos similares, de kilometrajes similares, de características similares, etc. Sin embargo, el ajustador tratará de negociar un precio significativamente más bajo o te dirá que las mejoras que realizaste a tu vehículo no son compensables.

La compañía de seguros te pedirá por todos los medios que no contrates a un abogado
Los ajustadores del seguro te aconsejarán a que no contrates un abogado. La aseguradora te dirá que te hará perder el tiempo, te complicará las cosas o te quitará todo el dinero. Por lo general, un abogado no recibe dinero sino hasta terminar el caso, y solo te cobra un porcentaje de lo que te de la compañía de seguros. Por lo que es en el mejor interés del abogado (y el tuyo) maximizar el valor de tu reclamo a la aseguradora.

Te dirán que primero hay que cumplir con ciertos procedimientos antes de buscar atención médica
Las agencias de seguros te dicen que esperes un tiempo para recibir tratamiento médico hasta que puedan tomar una decisión de responsabilidad civil. Les haces caso y luego, al hacer tu reclamo te contestan: "¡Si hubieras estado realmente lesionado, habrías buscado tratamiento médico desde el principio!"

La aseguradora cambiar o cancela la póliza de seguro
Una compañía de seguros puede hacer cambios repentinos a tu póliza en respuesta a un reclamo que hayas presentado, lo que hace imposible que tu reclamo se lleve a cabo. A menudo, las compañías citan la nueva política como una razón para negarse a pagar. En otros casos, una compañía puede cancelar la póliza por completo después de que hayas presentado una reclamación.

Entre más tiempo se demore el pago, mejor para la compañía
El negocio de las aseguradoras no está en pagar reclamaciones, sino en cobrar primas. En la década de 1990, algunas empresas de seguros decidieron que si podían retener las reclamaciones por más tiempo, ganarían más dinero, por lo que empezaron a retrasar el procesamiento de las reclamaciones, a negar la validez de muchas de ellas y a defenderse enérgicamente de las reclamaciones legítimas. Estas demoras obligaban a los demandantes (que podían estar desempleados, tener cuentas médicas o el coche en el taller) a desesperarse, y conformarse con pagos menores.

.