Por qué necesitas adquirir un seguro de vida

¿Has pensado en contratar un seguro de vida? Haces bien en considerarlo, pero antes debes saber que no cualquiera necesita un seguro de este tipo. Si estás solo o nadie depende de ti, probablemente estarías malgastando tu dinero. Sin embargo, todo cambia si tu pareja, hijos u otros parientes dependen de ti como proveedor. ¿Qué pasaría con ellos si ya no pueden cubrir los gastos cotidianos, pagos de deudas e hipotecas? Si llegas a faltar por lo menos sabes que tus seres queridos estarán cubiertos con un seguro de vida. Consigue la cobertura adecuada. De esa manera, no los dejarás indefensos cuando lleguen las facturas mensuales.
A continuación trataremos de explicar lo más posible sobre este tema y despejar algunas de las dudas que tengas.

¿Para qué un seguro de vida?


Más que el costo, la decisión se basa principalmente en la etapa de vida de la persona y las circunstancias individuales que rodean a ésta.

Si llegas a fallecer el seguro de vida pagará dinero a tus dependientes en una suma global o, si lo estableces así, como pagos regulares.

El seguro está diseñado para brindarte la seguridad de que las personas que dependen de ti estarán protegidas económicamente si ya no estás allí para proveerles.

Ten en cuenta que si mueres no necesariamente tus deudas desaparecerán de forma mágica. En el caso de que tú y tu pareja hayan firmado de forma conjunta una hipoteca u otros préstamos, tu pareja se convertirá en la única responsable de pagar. Contratar el seguro de vida le permite a los seres queridos que dejas atrás hacerse cargo de cualquier responsabilidad financiera que quede.

El monto de dinero que la compañía de seguros estará obligada a pagar depende del nivel de cobertura que compres, de si se pagará en plazos o en una suma global, y si cubrirá pagos específicos, como la hipoteca o el alquiler.

¿Qué tipos de seguros de vida puedo contratar?


Pólizas de seguro de vida a plazo fijo: tienen una duración determinada de antemano (conocida como el "plazo" de su póliza), por ejemplo, de 5, 10 o 25 años.
Este tipo de pólizas sólo se pagan si falleces durante la vigencia de la póliza. No hay una suma global pagadera al final del término de la póliza.

Una póliza de por vida: si la contratas el pago se realizará a tus beneficiarios sin importar cuándo fallezcas, siempre y cuando cumplas con las primas del seguro.

¿Qué no cubre un seguro de vida?


El seguro de vida que contrates por lo general sólo cubre en caso de fallecimiento, por lo tanto si ya no puedes mantener a tu familia debido a una enfermedad o discapacidad tuya, este tipo de seguro no está obligado a pagar.

Sin embargo algunas pólizas proporcionan un beneficio terminal, lo cual significa que el seguro pagará en el momento del diagnóstico de una enfermedad terminal.

Entre las otras cosas que un seguro de vida no cubre, por ejemplo, es la muerte debido al abuso de drogas o alcohol.

Si tienes un problema de salud grave cuando contratas la póliza, tu seguro podría excluir cualquier causa de muerte relacionada con esa enfermedad.

No obstante lo anterior, si lo deseas puedes contratar aparte una póliza que si cubra una enfermedad prolongada, o adquirir una cobertura de enfermedad crítica, o invalidez absoluta y permanente.

Cuando participas en deportes o actividades de alto riesgo el seguro de vida no los cubre o tienes que pagar mucho más para estar cubierto.

Otras actividades que no están cubiertas son la manipulación de explosivos. El trabajo a grandes alturas. Las lesiones o enfermedades causadas por guerras o rebeliones. Otra de las cosas que un seguro de vida no cubre es el suicidio o lesiones auto-inferidas.

¿Necesitas contratar un seguro de vida?


Lo necesitas si tienes: Personas a tu cargo, por ejemplo, niños en edad escolar. También si tienes una pareja que depende de tus ingresos, o una familia que vive en una casa con una hipoteca que tú pagas. Una póliza de seguro de vida puede proveer para ellos si falleces.

No puedes confiar en que el gobierno cuide de tu familia - el dinero que obtendrían del estado en más de los casos sería insuficiente para cubrir sus necesidades.

Si quieres que tu familia no sufra financieramente si llegas a faltar, piensa en contratar un seguro de vida.

Es posible que también consideres comprar una póliza que cubra los gastos de tu funeral. No es fuera de lo común que pagar un servicio funerario aunque sea el más básico llegue a costar una pequeña fortuna. Es cierto que es algo que se puede pagar por adelantado, pero las personas no suelen pensar con tanta anticipación. Una cobertura en tu seguro es algo que le evitará a tu familia incurrir en gastos imprevistos.

El dinero recibido del seguro ayuda a pagar los impuestos del patrimonio

Cuando una persona fallece, sus herederos a menudo enfrentan impuestos a la herencia y la herencia sobre cualquier bien que reciban. Si te preocupa que los miembros de tu familia se vean afectados por el cobrador de impuestos, contratar una póliza de seguro de vida les puede ayudar a cubrir estos costos adicionales.

¿Quién no necesita un seguro de este tipo?


En ciertos casos es posible que no necesites contratar un seguro de vida si: Eres soltero. Tu pareja gana lo suficiente para que tu familia pueda vivir holgadamente. Tienes bajos ingresos por lo que podrías ser elegible para los beneficios del estado.


¿Cuánto cuesta el seguro de vida?


La gente suele pretextar el elevado costo para no contratar un seguro de vida. Pero por lo contrario, la cobertura a menudo termina siendo bastante asequible para la mayoría de las personas. Además, cuanto más joven y saludable seas, más bajas serán las primas. A menos que fumes o tengas una condición de salud preexistente, puedes encontrar coberturas por tan solo un dólar por día. 

Esto significa que no necesitas una fortuna para proporcionar a tus seres queridos una buena protección financiera para el futuro.

Pero los pagos mensuales (también conocidos como primas) varían de compañía a compañía, así que es una buena idea comparar precios.

Antes de contratar comprueba exactamente toda clase de coberturas para el nivel del pago mensual.

Como ya se ha dicho el precio que pagas por una póliza de seguro de vida depende de varias cosas. Estas incluyen tu edad, tu salud, tu estilo de vida, si fumas o no, y la duración de la póliza. Por ejemplo, cuanto más joven seas y menos probable sea que mueras a causa de una enfermedad, más barata será tu póliza.

¿Ya tienes un seguro de vida?


Si ya tienes un seguro por medio de tu empleador el cual incluye beneficios de "muerte en servicio", este te cubrirá por un múltiplo de tu salario y es posible que no necesites un seguro de vida adicional.

Depende de ti determinar si esta póliza es suficiente para cubrir las posibles necesidades de tu familia y si necesitas o no una póliza de seguro de vida adicional.

Ten en cuenta que si dejas de trabajar para ese empleador, ya no estarás cubierto por su póliza.


Lo más importante de un seguro de vida es la tranquilidad para ti y tu familia


No sabes lo que sucederá en el futuro y si en algún momento llegarás a faltarle a los tuyos. Pero el hecho de contratar un seguro de vida significa que tú y tu familia puedan prepararse para cualquier eventualidad. No importa si es una póliza pequeña, será suficiente para que duermas un poco mejor por la noche sabiendo que tus seres queridos quedarán protegidos en caso de que algo te suceda.

.