Hipotecas, datos importantes a tener en cuenta

Consejos y datos fáciles de entender para adquirir un préstamo para tu vivienda, las respuestas a muchas de tus preguntas.

¿Para qué se puede utilizar el dinero de una hipoteca?

Un préstamo hipotecario o, simplemente, una hipoteca es utilizado ya sea por los compradores de bienes raíces para recaudar fondos para adquirir una vivienda, o alternativamente por los propietarios existentes para recaudar fondos para cualquier propósito (reparación, mejoras, ampliaciones, etc.), mientras se pone un gravamen sobre la propiedad que se está hipotecando.

¿Es mejor comprar una casa al contado o por medio de una hipoteca?

En ocasiones, el cierre de la venta de una casa se retrasa debido a que la hipoteca está pendiente. Por lo tanto, comprar al contado le ahorra tiempo al vendedor de la propiedad. Además, un comprador que posee los medios para pagar al contado tiene más influencia para negociar un mejor trato. La compra de una propiedad al contado significa que su capital es el 100 por ciento del valor de la casa.

imagen Llaves de una casa hipotecada

El origen oscuro de la palabra en inglés para hipoteca

La palabra inglesa mortgage (hipoteca) proviene de la antigua palabra francesa morgage, o mort gaige, que significa "prenda muerta". Ya que las hipotecas a menudo duraban hasta la muerte. O también podía significar que una hipoteca moría una vez que se pagaba.

El primer uso de la palabra no tuvo nada que ver con la vivienda

El uso más temprano de la palabra mortgage (hipoteca) de que se tenga conocimiento fue en el poema Confessio Amantis, (The Lover's Confession) que fue escrito en el siglo XIV por John Gower. En ese poema, la palabra fue usada para describir el matrimonio, no un préstamo hipotecario.

Los plazos para pagar la hipoteca han cambiado a través del tiempo

Actualmente sabemos que las hipotecas tienen plazos largos que van hasta los 30 años para pagar, pero eso es algo relativamente nuevo. En la época anterior a la Gran Depresión, las hipotecas tenían plazos de vencimiento cortos y generalmente requerían un pago inicial muy alto.

Mucha gente no tiene ni idea de las hipotecas ni cómo funcionan

Según una encuesta las personas no tenían idea de lo que significaba la "tasa de porcentaje anual" y más de un tercio de los encuestados pensaba que los prestamistas cobraban las mismas comisiones a cada cliente no importando quien fuera este. La realidad es que la institución crediticia puede cobrar lo que quiera por una verificación de crédito y tasación.

Las tasas fijas a 30 años son las más bajas en mucho tiempo

El año 1971 fue la primera vez en los que las instituciones crediticias ofrecieron una tasa fija en las hipotecas, las tasas eran de alrededor del 7,5 por ciento. Alrededor de 1980, saltaron a casi el 20 por ciento. Hoy en día, están por debajo del 5 por ciento. Si bien la tasa fija ha bajado con el tiempo, el precio de las viviendas nuevas en los Estados Unidos ha subido enormemente.

Una puerta pintada de rojo significa que ya se pagó la hipoteca de la casa

En Escocia, a manera de señal por la meta cumplida, la gente pinta de rojo la puerta principal de su casa una vez que finalmente han pagado la hipoteca. Es una forma pintoresca de mostrar a los extraños que esa casa carece de deudas (por lo menos a lo que se refiere a la hipoteca). Así que si alguna vez viajas por Escocia y te parece curiosa la visión de tantas puertas de color rojo, pues ya sabes por qué.

La hipoteca es la forma más común para adquirir una vivienda

No todas las personas pueden pagar una casa de contado; de hecho, el 88 por ciento de los que compran una casa lo hacen por medio de una hipoteca. En este proceso la mayoría de las personas financian el 90 por ciento del costo total de la casa, el otro 10 por ciento es el pago inicial o enganche.

imagen casa comprada por medio de una hipoteca

El adquirir una casa sin pagar enganche sigue siendo posible, pero no tan común

No siempre es necesario dar un enganche o pago inicial para conseguir un lugar donde vivir. Financiar una casa sin un enganche alcanzó su punto máximo en 2007 para los compradores por primera vez, justo antes de la crisis de la vivienda. La cifra alcanzó su punto máximo en 2009, con un 16 por ciento, para todos los compradores. Curiosamente hoy en día, alrededor del 12 por ciento de todos los compradores en los EE.UU. no necesitan dar un enganche para financiar una casa.

En algunos países, una hipoteca puede ser mayor que el valor de la vivienda

En los Estados Unidos, una hipoteca (el dinero que te prestan) representa en promedio el 97 por ciento del valor de la casa. Sin embargo hay otros países que te pueden prestar más que el coste real de la casa. Por ejemplo, en los Países Bajos, un prestatario puede obtener sin problemas un préstamo de hasta el 115 por ciento del valor de la vivienda, mientras que en el Reino Unido, se puede conseguir prestado hasta el 110 por ciento del valor de la casa.

Consigue una hipoteca que no esté tan ajustada a tus ingresos, debe sobrarte dinero para imprevistos

Los prestamistas suelen sobreestimar el valor de la vivienda que en realidad estás capacitado para comprar: No permitas que la gente del banco te diga lo mucho que puedes adquirir. Haz tus propios cálculos y asegúrate de dejar un gran margen de maniobra para acontecimientos imprevistos como la pérdida del empleo, la reducción de ingresos o los gastos por una enfermedad. Un cálculo conservador te ayudará a dormir por las noches sin preocupaciones.

Los que te prestan no les importa tanto tus activos pero sí tus ingresos

Cuando pides un préstamo, lo que más le importa a una institución financiera son tus ingresos y no tanto tus activos (aunque estos son importantes también). Lo que se quiere decir con esto es lo siguiente: digamos que tienes 500 mil dólares en el banco, pero sólo ganas $8 la hora en tu empleo. Quieres financiar una casa de 250 mil dólares. Incluso si tienes suficiente dinero en el banco para cubrir el préstamo, difícilmente vas a obtener esa hipoteca si no calificas para ella con tus ingresos. Tu proporción de deuda a ingresos es de suma importancia.
Al prestamista no le importa mucho si tienes 5 Ferraris en tu cochera, o 10 casas ya pagadas. Se preocupa más por tus ingresos actuales que por tus activos no líquidos.

La importancia de un buen historial de crédito

Tener un buen puntaje de crédito puede ahorrarte mucho dinero a la larga: Probablemente no valoras del todo lo mucho que un buen puntaje o historial de crédito hace para evitarte altas tasas de interés al financiar una hipoteca.

No tener historial de crédito puede perjudicarte

Muchas personas evitan utilizar una tarjeta de crédito porque consideran que pagar en efectivo es mejor para sus finanzas. Pero esto puede traer consecuencias a largo plazo.
Para una persona que paga prácticamente todo en efectivo es más difícil que se le otorgue una hipoteca que lo que sería para alguien que tiene 6 tarjetas de crédito, 2 préstamos para autos y 5 préstamos estudiantiles con una proporción de deuda más alta.
Las instituciones financieras requieren documentos que demuestren que una persona paga sus cuentas a tiempo y que puede manejar el crédito responsablemente. Es obvio que alguien que usualmente paga en efectivo aunque siempre lo haga a tiempo no lo puede demostrar a los bancos.

Trabajar por cuenta propia te hará un poco más difícil que te presten

No solamente pagar en efectivo te hará más difícil calificar para un préstamo sino también trabajar por cuenta propia. Los dueños de negocios son a los que más se les dificulta obtener una hipoteca. Si el negocio paga pocos impuestos, ya sea porque genera pocos ingresos o evade a Hacienda, no se le adjudicará el préstamo que pide.
La persona tiene que demostrar su verdadero ingreso a las autoridades fiscales y pagar sus impuestos si quiere demostrarle al banco que puede pagar la casa que desea financiar.

No renuncies a tu trabajo ni financies nada nuevo antes de que se cierre el trato

No es conveniente renunciar a tu trabajo, comprar un auto nuevo o sobrecargar tus tarjetas de crédito antes de cerrar el trato para conseguir una casa. Básicamente, no hagas nada fuera de lo común. Aunque no lo creas hay muchos solicitantes de préstamos que hacen todas estas cosas después de haber solicitado una hipoteca.
Los prestamistas, incluso en el último minuto verifican que todas estas cosas estén bien, de lo contrario te evitarán la oportunidad de tener casa nueva.
Puede ser un proceso incómodo para ti, pero debes estar preparado para proporcionarle mucha información a tu banco. Después de todo, le estás solicitando bastante dinero para comprar una vivienda, por lo que la institución tiene derecho a pedir de ti la documentación personal que crea suficiente.

foto documentación de la hipoteca

¿Cómo funciona una hipoteca inversa?

Una hipoteca inversa es a grandes rasgos un préstamo que se otorga a los propietarios de viviendas que superan los 62 años de edad con la particularidad de que el propietario no requiere pagar las mensualidades de la hipoteca. El préstamo se devuelve cuando el prestatario fallece, abandona la vivienda de forma permanente o vende la casa.
La cantidad de dinero que se recibe en una hipoteca inversa varía de persona a persona y depende de muchos factores. Estos factores incluyen la edad del solicitante, el valor de la casa, sus metas financieras y si la casa tiene una hipoteca anterior.
Se puede utilizar el producto de la venta de la hipoteca inversa para cualquier cosa. Por lo cual se recomienda a la persona que pide el préstamo revisar sus metas financieras y de jubilación y entrevistarse con un asesor financiero.

Tu hipoteca puede cambiar de manos pero no te preocupes

Hay ocasiones en que tu hipoteca puede ser transferida a otra institución financiera: Actualmente es muy común que contrates una hipoteca con un prestamista sólo para que éste se la venda a otra institución. La venta de tu préstamo no tiene que ser algo malo, ya que el nuevo recaudador tendrá que cumplir con los términos originales de la hipoteca.

¿Qué pasa cuando el propietario muere antes de que se pague la hipoteca?

Cuando el propietario de la vivienda fallece antes de que el préstamo hipotecario esté totalmente pagado, el prestamista sigue manteniendo su garantía real sobre la propiedad. Si alguien no paga la hipoteca, el banco puede ejecutar la hipoteca de la propiedad y venderla para recuperar su dinero.

¿De qué trata un seguro hipotecario?

El seguro hipotecario es una póliza de seguro creada para proteger a la institución hipotecaria o al titular de un título en caso de que el prestatario deje de hacer los pagos, fallezca o incumpla con las obligaciones contractuales de la hipoteca.

Al fuego todo lo que les recordara la deuda de tantos años

A principios del siglo XX, era habitual que el propietario de una vivienda quemara los documentos hipotecarios después de entregar el último pago, ésto como un signo de libertad frente a una obligación que duró 3 décadas.



------------------------